Cuando reinventarte es la solución: Abre la puerta
diciembre 27, 2017
Cambia cómo hablas y todo cambiará
enero 10, 2018
Ver todo

Ser Productivo depende de ti

Es evidente que la productividad en el trabajo depende de muchos factores, tanto laborales como personales.  En el ámbito  personal esos factores pueden ser el cansancio, sueño, estabilidad emocional, preocupaciones familiares, etc . Y en el ámbito laboral, esos factores pueden venir determinados por elementos externos, que no dependen de nosotros, situaciones que están en manos de otras personas o situaciones,  y elementos internos (dependen solo de nuestra acción), que son en los que realmente podemos actuar. En esta publicación voy a enumerar algunas de esas acciones que nos facilitarán rendir más en el trabajo.

 

REVISA TU CORREO POCAS VECES AL DIA.

Uno de los mayores problemas para ser productivo es la gestión del correo. Estar siempre atentos al correo y su mala gestión provoca la disminución de concentración y postergar  la tarea que estemos realizando.  La solución sería revisar el email  pocas veces al día y si podemos planificar cuando vamos a revisarlo, mejor, como por ejemplo al comiendo del día, a media mañana, a última hora de la mañana y otra vez por la tarde.

 

NO TENGAS MIEDO A DELEGAR RESPONSABILIDADES.

El hecho de querer acaparar muchas acciones y responsabilidades  puede conllevar en no terminar llevar a buen puerto ninguna de ellas.  Siempre que podamos, cuando tengamos una tarea que sea urgente  pero no importante, lo mejor sería delegar la tarea. Muchas veces la incapacidad de no saber decir que No, provoca que vayamos acumulando responsabilidades y tareas que seguramente no sean competencia nuestra.

 

CONCENTRA LAS REUNIONES.

Las reuniones deben ser planificadas con tiempo de antelación, e intentar, si se puede, tratar todos los temas y asuntos pendientes en una misma reunión y posteriormente planificar los temas que vayan surgiendo para la siguiente reunión.

 

CREA DIA “TEMATICOS”.

El hecho de crear días temáticos no es otra cosa que poner un día específico para realizar una acción concreta que por ser menos prioritaria lo vamos postergando  pero que sabemos que debemos que están dentro de nuestras funciones el realizarlo

 

EN LA VIDA EXISTEN MÁS COSAS ADEMÁS DEL TRABAJO.

Es importante que te tomes tu tiempo para la familia, para hobbies, ejercicio, en general para ti mismo. Cualquier actividad que te haga desconectar por momentos de tu trabajo,  logrará que a la vuelta lo retomes como más energía y fuerza.

 

CUIDA TU ENERGIA.

A lo largo de un día laboral es posible que tengas momentos en los que te encuentres más fatigado o no estés conectado con los que estás haciendo. No fuerces, tómate unos minutos para comer algo, levantarte y andar un poco al aire libre, o lo que sea que te haga sentir mejor. A la vuelta a tu puesto de trabajo deberías hacerlo con más fuerza, nuevas ideas y mayor claridad sobre lo que estés haciendo.

 

PLANIFÍCATE EN MINUTOS.

El motivo  de pensar en minutos y no en horas, es poder dividir el tiempo en pequeñas acciones que harán que avances de una forma más rápida en tus objetivos diarios. El error de programar el tiempo en horas nos da la posibilidad en postergar la resolución de la tarea para más adelante, perdiendo ese tiempo para realizar otras acciones.

 

CÉNTRATE EN LO QUE ESTÁS HACIENDO.

Cuando estés realizando una tarea céntrate solamente en ella. Olvídate de ese correo que te acaba de llegar, de la nota que te acaban de pasar, de si la tarea que has hecho anteriormente está bien hecha o no, o de lo que tienes pendiente por hacer. Concéntrate en lo que estás haciendo y una vez que termines, te planteas lo siguiente que vas a hacer.  El estar concentrado en esa tarea te ayudará a realizarla de mejor forma y más rápidamente.

 

UTILIZA UNA AGENDA.

Lo último pero de lo más importa ya que es una herramienta fundamental para mejorar tu productividad, y es la utilización de la agenda. Puedes estructurar la agenda en periodos de 10 a 30 minutos (no más tiempo por periodo) y apuntas las tareas que tienes que ir finalizando en esos periodos.  Y que no se te olviden algunos de los puntos anteriores, ver el correo, cuidar tu energía, reuniones. Si pasado ese periodo no has terminado con lo que te habías planificado, no continúes, apúntatelo nuevamente en la agenda para otro momento, y continúa con lo que tenías previsto.

 

Utilizando un par de estas ideas, verás como tu productividad en el trabajo se verá reflejada, tanto para en tiempo, ya que vas a disponer de más minutos para realizar más tareas, como en la efectividad de tus competencias, la concentración hará que la realización de tus tareas sean mejores. ¿A qué esperas para probarlo?

Coach personal y ejecutivo. Certificado por ASESCO e ICF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *