Habilidades que una empresa 10 desarrolla en sus colaboradores
mayo 8, 2019
Ver todo

¿Tienes que hacer malabares con las HABILIDADES?

La semana pasada, antes de salir de casa para ir al colegio, me dice mi hijo que no le prepare merendilla para el recreo de la mañana, que va a coger dinero de su hucha para comprarse un bocadillo en el comedor y de paso, invitar a unos amigos.

Ya en el coche, le pregunto, con bastante curiosidad mal disimulada, a qué se debía esa invitación y su respuesta fue “emocionalmente” aplastante:

Pues mira mamá, ayer estábamos jugando al fútbol,  íbamos perdiendo, hacía mucho calor, pero unos amigos que son más buenos que nosotros, incluso con lo cansados que estaban y con el calor que hacía, vinieron a ayudarnos, así es que les voy a invitar a un bocadillo”.

Al borde de la lágrima, por ese bonito gesto de generosidad, aún indago un poco más y le pregunto si ellos ya lo saben. A su afirmación, le acompañan unas palabras que yo no voy a olvidar, pero espero que él tampoco. Con doce años ha integrado unas cuantas habilidades sociales, imprescindibles para nuestro desarrollo tanto personal como profesional:

Sí, se lo dije ayer, que ese esfuerzo que habían hecho se merecía un premio y que hoy les iba a invitar a un bocadillo”.

FEEDBACK-EMPATÍA-AGRADECIMIENTO-GENEROSIDAD

Y os preguntaréis, ¿tan importante es la historia como para hacer un post?

Pues os cuento. Si sumamos la experiencia empresarial de los socios de DTR Consulting, posiblemente sean más de 40. Cada uno de nosotros ha vivido experiencias en su entorno laboral, cuando nuestro desarrollo profesional lo ejercíamos por cuenta ajena, y todos coincidimos en que, la falta de habilidades sociales, hace que los lugares de trabajo sean  entornos (aunque podemos extrapolarlo a situaciones personales), a los que no se quiere, si no que se debe acudir.

Las situaciones, a veces complicadas, que vivimos, no sólo son porque la empresa no pone a nuestra disposición todo aquello que creemos nos merecemos, no nos equivoquemos, muchas situaciones podrían pasar a ser simplemente aceptables si gestionásemos nuestras habilidades sociales. Puedo avalar esta afirmación con mi propia experiencia.

¿Por qué no agradecer a un compañero su ayuda, aunque sea su trabajo?, ¿por qué no aceptar esa parte de verdad que el otro departamento dice tener?, ¿por qué no escuchamos, pero de verdad, la propuesta de otro compañero ante un problema?, ¿por qué no compartir con el resto del departamento todo lo que has aprendido?.

Todas estas interrogantes tienen una fácil respuesta aunque una difícil implantación, pues se requiere de voluntad y aprendizaje. Un aprendizaje que nunca nos planteamos, únicamente nos inscribimos a cursos que nos facilitan desenvolvernos es nuestra especialidad técnica, pero pocas son las personas que deciden aprender a algo tan importante como es relacionarse con el entorno, relacionarse con los compañeros, con los jefes e incluso con nuestras familias.

A todos los responsables de personas y dueños de empresa que he tenido la oportunidad de preguntarles:

“Aparte de la cualificación técnica para desarrollar un puesto de trabajo,

¿CÓMO SERÍA TU EMPLEADO IDEAL?”

La respuesta ha sido mayoritariamente la misma: Compromiso, Empatía, Responsabilidad, Agradecimiento…

Todas ellas son HABILIDADES Esto que no te explican en ningún grado o master. No vale con leer a Daniel Goleman, o cualquier libro de autoayuda de moda, la incorporación a nuestra persona de todo aquello que me hace relacionarme con mi entorno, tengo que aprenderlo, pero lo más importante es que NECESITAS experimentarlo para que pase a ser un hábito.

Desde DTR Consulting, te acompañamos en el aprendizaje, incluso a que lo experimentes con nuestras formaciones de Alto Impacto.

¡Consúltanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.