Ponte en marcha
febrero 7, 2018
Averigua qué papel ocupas en tu equipo
febrero 21, 2018
Ver todo

El Reto de Febrero: EXPERIMENTAR

Lo reconozco, soy adicta a lo inesperado. Soy adicta a esas situaciones que has pensado van a ser una experiencia más y ser convierte en “LA EXPERIENCIA”.

Os cuento… El año pasado  tuve la oportunidad pasar una mañana con Lucía, una encantadora estudiante de primero de bachillerato, que tuvo la inquietud de conocer qué es eso de ir a trabajar. El encuentro lo promovió el colegio al que llevo a mi peque, en colaboración con Junior Achievement España, a través de su programa SOCIOS POR UN DÍA.

Después del encuentro, el colegio nos propuso, tanto a padres como alumnos voluntarios, que nos reuniésemos en sus instalaciones para que pudiésemos comentar e intercambiar experiencias de cómo habíamos vivido ese día, qué nos había aportado y dejar además, constancia visual para las siguientes promociones.

La única palabra que he encontrado para describir lo vivido es:

INDESCRIPTIBLE

 

Me sorprendí encontrándome de nuevo con 17 años, con tanta ilusión y a la vez con tantos miedos, con esa inquietud de lo que el futuro hará con mis decisiones y sobre todo, me encontré con el:

  • qué pasa si elijo una carrera que al final no me gusta,
  • qué pasa si aún no sé qué quiero ser,
  • QUÉ PASA SI ME EQUIVOCO…

 

Qué pasa si me equivoco… Os imagináis, con 17 años ya tenemos una carga emocional tan pesada, que no sabemos gestionar, tan intensa, que ni siquiera nos planteamos tener un plan B, C, D, E…

De camino a casa, un único pensamiento revoloteaba dentro del coche, si nuestros hijos creen que no pueden equivocarse, es porque nosotros les hemos trasladado esa losa. Les trasmitimos con palabras o con hechos que sólo tienen una oportunidad, que se aseguren de escoger bien porque el tren no vuelve a pasar, hay que ser PERFECTO.

¿Estamos locos?

Aunque el camino que andamos estuviese lleno de indicaciones y letreros luminosos, no llegaríamos a ningún lugar, porque no escarmentamos en cabeza ajena. Si no te dejasen tirarte con una bici por una cuesta, no experimentarías la velocidad, aunque te la describan tus amigos, lo leas en un post  o lo veas en Youtube. LO TIENES QUE EXPERIMENTAR.

Y aquí viene lo mejor, cuando te has caído y estás en el suelo es cuando entiendes por qué las bicicletas llevan frenos, si, si ya te lo explicaron, pero no supiste cuando usarlos, ya en suelo te has dado cuenta que hay que frenar mucho antes.

Ahora párete y dedica aunque sólo sean 10 minutos a pensar en un par de decisiones importantes de las que te diste cuenta nada más caerte que tenías que haber frenado antes.

Pueden ser tu:

  • primera novia,
  • primer marido,
  • primer cambio de trabajo,
  • primera casa,
  • primer coche,
  • primeras vacaciones con los amigos…

¿Realmente no podemos darnos la oportunidad de rectificar?

¿De verdad que tengo que seguir trabajando en un banco, hospital, carnicería, cuando lo que realmente quiero es ser jardinera?

¿Quién dice que con 45 años no puedo volver a empezar?

PERMÍTETE EQUIVOCARTE. PERMÍTETE EXPERIMENTAR

 

Analista Conductual y Generadora de Salud Emocional
Lifepartner.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.