Atrapado por el sofá (II): En la constancia está el éxito
noviembre 15, 2017
¿Hacia dónde vas? Traza tu camino
diciembre 5, 2017
Ver todo

La autenticidad del Liderazgo

El liderazgo, una palabra muy actual y que está muy de moda, núcleo de cualquier formación directiva que se precie, competencia muy estimada para desarrollar puestos  de alta dirección,  debiendo ser un elemento básico requerido en  jefes de equipo… está claro que un buen líder  tiene un valor añadido hoy en día.

Todo esto está muy bien, y es un gran avance en el mundo de la empresa y las relaciones, ya que un buen líder, debe empatizar, emocionar, transmitir pasión por el proyecto, inspirar, cuidar a sus colaboradores, delegar, enseñar… pero a mí siempre me han asaltado varias dudas:

¿Es posible ser un buen líder, si a nivel personal no lo eres?

¿Se puede transmitir valores, cuando tú personalmente no los tienes definidos?

¿Se puede conquistar a los demás, cuando tú no te has conquistado?

Desde mi punto de vista NO, para mí un Líder, debe trasmitir coherencia, integridad y seguridad en sus acciones, y eso sólo se puede dar cuando lo  que pretendes transmitir, es lo que realmente tú haces.

Un líder verdadero, no sólo lo es en su trabajo, lo es en todas las áreas de su vida, es imposible desdoblarlo, es cierto que en determinadas situaciones, se puede aparentar, pero a la larga no se sostiene en el tiempo y acaba resultando contraproducente.

Por el contrario, si creo, que cuando  te lideras a ti mismo y diriges tu vida, lideras TODO, y se puede extrapolar a cualquier ámbito de la misma, ya sea la familia, un hobbie, tu trabajo, etc

 

“El hombre más poderoso, es el que es dueño de sí mismo” SÉNECA

 

Así pues el liderazgo personal es la base del auténtico líder, y te preguntarás:

¿El líder  se hace o se nace?

Lo bueno de todo esto, es que Líder se hace, cada uno de nosotros tenemos la elección de cómo nos gestionamos, cómo tomamos las decisiones, cómo nos centramos en lo que da sentido a nuestras vidas, cómo nos relacionamos con los demás… todo esto, en base a lo que nos hace felices y qué no, y  muy importante que esté en consonancia con nuestros principales  valores. (Solo desde aquí podrás ejercer un auténtico liderazgo a los demás)

Así pues, para ejercer el liderazgo personal, debemos establecernos objetivos y estar enfocados en ellos. Conseguir esas metas, hace que te dirijas hacia dónde y cómo quieres estar y que seas tú,  TU PROPIO LIDER.

 

¿Has decidido enfocarte y conseguir el trabajo que te apasiona?

¿Entre tus metas personales, está  lograr ese puesto que crees inaccesible?

¿Ha llegado el momento de dedicarte, para lo que llevas tiempo formándote?

 

Si te has sentido identificado con alguna de estas preguntas, o tienes tus propias metas, cuéntanoslas, te acompañamos a lograrlo.

 

TÚ DECIDES, TÚ LIDERAS…

 

Neuro-Coach Ejecutivo, especializada en Liderazgo Personal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.