Si fuésemos colores, ¿cuál serias tu?
enero 17, 2018
Pero… ¿los Sueños se cumplen?
enero 31, 2018
Ver todo

¿Estás motivado en el trabajo?

Cuántas veces  estamos en el trabajo y nos sentimos fatal, no rendimos como es habitual en nosotros y no sabemos  el motivo de lo que nos pasa. Muchas veces esta situación es provocada por la percepción que recibimos de estímulos exteriores que nos afectan sin darnos cuenta.  En muchas ocasiones lo que nos provoca esos estímulos es la falta de motivación.

En primer lugar, debemos saber qué entendemos por motivación. La motivación sería el énfasis que pone una persona a la hora de realizar una determinada acción para satisfacer una necesidad.  Y en segundo lugar, debemos reflexionar cada uno de nosotros sobre qué nos provoca estar más o menos motivado en el trabajo. Aquí vamos a enumerar diferentes circunstancias que nos estimulan para estar más motivados, o poner más énfasis dentro de nuestro puesto de trabajo.

 

TENER RESPONSABILIDADES.

El hecho de que en nuestro puesto de trabajo  tengamos la sensación que tenemos responsabilidades, nos hace estar más centrados en nuestra labor, realizándola de manera más eficiente. También nos hace sentirnos más importantes, si lo que hacemos es importante, nos hace estar más implicados, no solo en nuestra labor sino en todo lo que ocurre dentro de la empresa.

 

TENER AUTÓNOMIA.

La autonomía hace que se trabaje de manera más tranquila, relajada, sin presión. De un profesional en esta situación, se conseguirá los objetivos más eficientes.   Ese control incesante y exhaustivo que algunos jefes realizan  sobre los trabajadores, suele provocar un malestar y descontento, tanto de manera individual como colectivo, dentro del equipo de trabajo, viéndose una disminución del rendimiento de forma significativa. Esa autonomía nos hace sentirnos con confianza, una de las herramientas más poderosas para sacar el potencial de cada uno.

 

QUE TE VALOREN.

En esta valoración podemos encontrar dos aspectos, económico y profesional. La valoración económica, se trata que después de un periodo de buen trabajo seas recompensado de forma monetaria, con un aumento del salario. Valoración profesional, desde un simple comentario positivo de tu responsable después de un trabajo bien hecho, hasta un ascenso jerárquico, hace que la aptitud y rendimiento se pueda ver multiplicado de forma exponencial.

 

SER ACEPTADO POR EL EQUIPO DE TRABAJO.

Como la mayoría de las personas, sentirse que formas  parte del grupo es unos de los aspectos más importantes para estar motivado en el trabajo. Las confirmaciones y aceptaciones, sobre los comentarios y trabajos que realizas por parte de los compañeros, hace que nos sintamos apoyados para tomar iniciativas, en realizar propuestas y desarrollar nuestro trabajo de forma más eficiente. Lo que buscamos es la aceptación sea continua durante el mayor tiempo posible.

 

TENER OBJETIVOS CLAROS.

Tanto los objetivos que vienen determinados por nuestros responsables o jefes, como los objetivos individuales que nos podamos autoimponer deben ser los más claros posibles, esa claridad hace que sea posible enfocar nuestros esfuerzos en la consecución de esos objetivos. Y a su vez ese logro, hace que nos sintamos más motivados.

 

ESTAR INFORMADO.

De cuanta más información dispongamos y cuanta más información nos hagan llegar, nos puede hacer sentir participe del objetivo de la organización y que nuestro trabajo tenga un sentido de la misma.

 

Englobar todos estos fundamentos, dentro del trabajo de uno mismo (autonomía u objetivos claros) o aportándoselos a otras personas (aceptación en el grupo de trabajo), puede hacer que estemos más motivados y rindamos como realmente deseamos y estemos capacitados. Por lo que sabiendo, lo que realmente nos puede afectar, podremos trabajar sobre ello.

Que nada, ni nadie te haga estar desmotivado.

Coach personal y ejecutivo. Certificado por ASESCO e ICF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *