El reto de abril: Pon un “amarillo” en tu vida.
abril 11, 2018
¿Eres Inconformista? Enhorabuena, tienes un Poder.
abril 25, 2018
Ver todo

¿Hacer equipo? Conoce su poder

Dentro de las empresas, todavía existen algunos dirigentes que desconocen el valor que puede llegar a tener su organización, cuando la cohesión del equipo es fuerte.

Pero, ¿qué entendemos como equipo o grupo dentro de una organización?  Se trata de un número de personas que pueden estar realizando mismas o parecidas funciones, siempre encaminadas a la consecución de un objetivo común.

Estos empresarios, directivos o responsables de departamento, por el puesto que desempeñan, desarrollan sus funciones directivas, bien por sus ideales, bien por cómo han ido aprendiendo a ejercer esa función o por su propia personalidad, de una forma arcaica. La manera autoritaria de transmitir e imponer de forma unilateral los objetivos, relacionarse con los empleados que están bajo su responsabilidad, sin intención de fomentar un buen ambiente que favorezca la implicación, relajación y motivación en el trabajo.

Esta forma de dirigir, hace años podía resultar productiva e incluso en la actualidad a corto plazo, principalmente por el miedo de perder el empleo o el favor del jefe. Pero en la actualidad, si un responsable desea lograr sus objetivos, su actitud frente al equipo debe ser otra, debido al cambio de mentalidad, valores y necesidades de los propios trabajadores.

Por ejemplo, uno de los errores es apoyarse únicamente en una o dos personas que formen  el equipo. Puede ser muy productivo a corto plazo, pero a la larga, van a tener que necesitar al resto del grupo. En el momento que necesites al resto, puedes encontrarte a personas desmotivadas y sin ánimo de colaboración hacia el objetivo común.

Y, ¿cómo podemos hacer para mantener la unión del equipo?

Este cambio empieza haciendo partícipe a todo equipo de un objetivo común, ya sea predefinido por la organización, como establecido en consenso por todo el equipo. Esto hará que cada miembro del equipo tenga claro que su función es importante para lograr ese objetivo y  a su vez, el buen trabajo del compañero repercutirá en su beneficio.

No debemos confrontar mediante resultados a los miembros de los equipos. El logro o avance de un compañero no se debería utilizar como elemento motivador, ya que el resto del grupo se puede sentir “agredido”.  Se debería presentar como que ese logro, se ha conseguido de una u otra forma por la ayuda del equipo, que cada miembro puede conseguir ese mismo resultado, y que nos acerca a conseguir el objetivo común. El resultado de cada miembro debe sumar hacia el objetivo común.

El ambiente es fundamental para que el equipo obtenga un buen rendimiento. Realizar alguna actividad, por pequeña que sea, hace que los compañeros se inter-relacionen, intimen, conversen de cosas distintas a las laborales. Toman consciencia que el resto del equipo también tienen preocupaciones, motivaciones, aficiones, que en el algún momento dado puede afectar en el trabajo.

Otra posibilidad sería, que aunque las funciones de cada miembro del equipo sea individual, deberían realizar colaboraciones entre ellos. Esto posibilita conocer que están haciendo el resto de equipo. En mucha ocasiones este desconocimiento puede generar dudas sobre la implicación que tiene cada uno por el objetivo común.

Cada componente del equipo debe saber que sus logros son tan importantes como los logros de cada uno del resto del equipo. Si somos capaces de trasmitir esto, el EQUIPO se verá fortalecido y el objetivo de todos, más cerca.

 

Sin tu Equipo lo podrás conseguir, pero será complicado.

 

Coach personal y ejecutivo. Certificado por ASESCO e ICF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.