Cómo alcanzar tus sueños
febrero 16, 2016
Estoy Orgullosa
octubre 3, 2017
Ver todo

Descubre tus ladrones de tiempo y elimínalos

ladrones de tiempo

¿Alguna vez te has encontrado en esta situación?

Te levantas por la mañana, animado, con fuerza, y te dices… “Hoy, pase lo que pase, voy a terminar la tarea X, que total, con que me ponga en serio una hora y media ó dos horas, lo tengo hecho”.

En cuanto llegue a la oficina me pongo, lo tengo todo claro, va a salir sin problema. De repente te das cuenta de que son las 6 de la tarde, ha pasado todo el día y ni siquiera has podido empezar con lo que te habías propuesto. ¿Qué ha pasado? ¿Dónde se ha ido tu tiempo? ¿Quién te lo ha quitado?

Seguro que esta situación te ha resultado familiar, en nuestro día a día nos planteamos tareas, objetivos que deberíamos alcanzar sin ningún problema y, sin embargo, nos pasamos el día haciendo otras cosas, probablemente menos importantes, que nos roban el tiempo que necesitamos para realizar las cosas realmente importantes.

En realidad somos nosotros los que lo estamos permitiendo porque, si en lugar de tiempo, fuera dinero, ¿lo permitirías?

 

CLICK AQUÍ PARA IDENTIFICAR TUS “LADRONES DE TIEMPO”

 

Nuestro tiempo es nuestro bien más preciado, por lo que tenemos que ser conscientes de a qué, y a quién queremos dedicarlo.

Existe un gran número de ladrones de tiempo; seguro que en tu día a día te has encontrado con algunos como los siguientes:

Las interrupciones constantes

Cuando nos interrumpen, no perdemos el minuto o los dos minutos de la consulta que nos están haciendo sino que, de media, nos cuesta aproximadamente 15 minutos volver a concentrarnos y a situarnos en el punto donde estábamos. Por esta razón las interrupciones son las principales causantes de una disminución de la productividad.

Establecer mecanismos que eliminen o minimicen esas interrupciones es clave para recuperar nuestro tiempo.

Las reuniones (planificadas y no planificadas)

En España parece que tenemos el mal de la “reunionitis”, reuniones interminables, en ocasiones sin objetivo; y cuando hay suerte y tienen objetivo, nos encontramos con ese paradigma de que salimos de la reunión sin decisiones tomadas en relación al objetivo marcado y con 3 reuniones más. ¿Te ha ocurrido alguna vez? ¿Y aquello de “vamos a reunirnos 5 minutos para preparar la reunión…”? Parece de chiste ¿verdad?, pero ¿qué ocurre cuando pasa esto? Las fugas de tiempo son constantes.

El correo electrónico y el Wassapp

Nos estamos creando nosotros mismos unas creencias autoimpuestas que no hacen otra cosa que obligarnos a estar continuamente revisando el correo electrónico y el wassapp, y contestando de inmediato. ¿Es esto realmente necesario? Probablemente NO, sacar adelante otras tareas puede ser mucho más importante y necesario.

Si realizáramos estas tareas al final de la mañana y de la tarde, contestando únicamente lo que es necesario contestar y priorizando, conseguiríamos que nuestros días fueran más productivos.

NO saber decir NO

Es fácil decir “sí.” Todos queremos ser útiles y caer bien. Pero, ¿cuándo hay que decir “no”?

A veces, aunque uno quiera, no puede permitirse el lujo de asumir la tarea de otra persona. Hay que aprender a decir “no” y valorar el tiempo de uno mismo.

Creerse que “Solo yo puedo hacerlo”

¿Hay algo que estás haciendo que se puede delegar en otra persona?

A menudo hacemos cosas que no necesitamos hacer, bien sea por costumbre o por una necesidad de control, cuando en realidad, otra persona podría lograr que se haga igual de bien. Comienza delegando aquellas tareas que más tiempo te quitan y en las que tú aportas menos valor añadido.

 

¿Dónde se te escapan a ti tus horas, minutos y segundos? ¿Lo tienes identificado? Te propongo un ejercicio: identifica tus ladrones de tiempo y ordénalos de mayor a menor en función de la cantidad de tiempo que te están robando en tu día a día. A continuación, establece un plan de acción para rebajar el tiempo que les dedicas.

 

CLICK AQUÍ PARA IDENTIFICAR TUS “LADRONES DE TIEMPO”

 

¿Y ahora…? ¿Qué vas a hacer con ese tiempo que has conseguido rescatar? ¿A qué se lo vas a dedicar? Recuerda que el objetivo es lograr que tu vida sea mejor. ¿Qué vas a hacer con el tiempo rescatado para que tu vida sea mejor?

Me encantaría que compartieras qué has logrado con esta reflexión, y adónde te ha llevado…

🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *