El Reto de Febrero: EXPERIMENTAR
febrero 14, 2018
Libera tu talento
febrero 28, 2018
Ver todo

Averigua qué papel ocupas en tu equipo

No cabe duda, que en las empresas se necesitan diferentes perfiles de personas para su mejor funcionamiento, ya que cada persona, además de aportar su conocimiento, va a ejercer un rol diferente cada componente del equipo de trabajo, y para que el objetivo de ese equipo se vaya cumpliendo. Que existan dos perfiles semejantes podría acarrear a medio o largo plazo una confrontación que afectaría al resto del grupo, con los problemas que ello acarrearía (bajo rendimiento, comparaciones, división del grupo de trabajo, etc.)

En muchas empresas a la hora de formar departamentos, grupos de trabajo o incluso nuevas incorporaciones, realizan una valoración del perfil de la persona, no sólo del conocimiento sino del rol que desarrollará una vez en el puesto. En otras  ocasiones esos roles se irán formando de manera espontánea

Hasta la fecha, durante  mi carrera profesional dentro de diferentes organizaciones, diferentes equipos y diferentes puestos, he podido encontrarme numerosos perfiles, en cuanto a las relaciones personales que se mantienen con el resto del grupo. Me gustaría hacer una descripción de alguno de esos perfiles sin realizar valoraciones de cuál es mejor.

Estos serían esos roles que pueden componer tu equipo dependiendo de cómo se relacionen.

 

“El Fantasma”

Sabemos que existe porque, en su mesa, los objetos se han movido desde la última vez que pasaste por allí. Se trata de esa persona, que nunca sabemos que está trabajando, ya que ni siquiera saluda cuando llega al trabajo ni se despide cuando se marcha. Es una persona individualista, que cree que no necesita nada del grupo, pero tampoco facilita su colaboración al resto del equipo. (Además, te va a dar lo mismo, porque cuando necesites su ayuda tampoco le vas a encontrar.)

 

“El Marqués”

Esta persona se cree que posee un título nobiliario, y que solo se puede relacionar con otras personas de su mismo status o superior.  Aun formando parte de un equipo de trabajo tiene bien claro con quien relacionarse. Sólo tienes dos posibilidades de dirigirte o relacionarte con él, una, si le muestras tu árbol genealógico y una de tus “ramas” está emparentada con Casa Real, o dos, si tienes un puesto jerárquico dentro de la empresa superior al que él tiene. En estos casos, sí se mostrará amable, predispuesto y en ocasiones hasta “cargante”.

 

“El Relaciones Públicas”

Se trata de ese compañero que conoce a todo el mundo, sabe de todo, conoce todos los lugares del mundo, siempre más y mejor de tú. Suele ser de un trato agradable, simpático y siempre predispuesto para todo. Gusta trabajar con estas personas porque siempre tienen algo que aportar, aunque sabes que tampoco te las puedes tomar muy en serio,  ya que  no sabemos por qué, no suelen generar mucha confianza.

 

“El Impermeable o El Chubasquero”

Es esa persona del grupo que nunca se moja. A este individuo se puede confundir con “el Bienqueda”. El impermeable acepta todo lo que dicen los compañeros, sus superiores, los clientes, proveedores, o cualquier persona que le vaya a proponer algo y que en las votaciones acepta lo que diga la mayoría. La palabra asertividad no ha llegado a interiorizarla. Como compañero es una joya, ya que le puedes pedir cualquier cosa que siempre está predispuesto y con buena cara.

Pero todo esto suele generar una situación incómoda. Cuando “el impermeable” se da cuenta de que tiene mucho trabajo acumulado por estar realizando otras tareas que no son de sus funciones. En ese momento lo mejor es no estar cerca porque su aptitud de complacencia se puede convertir en malhumorado e irascible, cual Dr. Jekyll Y Mr. Hyde. Este perfil se puede convertir durante un periodo indefinido en este siguiente rol que explicamos.

 

“El Bombona”

El Bombona de oxígeno es esa persona que está siempre agobiada. Se agobia por la acumulación del trabajo, porque el trabajo encomendado sea muy difícil de hacer, porque exista una mala relación con algún componen del equipo, en definitiva, vive agobiado. Suelen ser personas muy trabajadoras pero que tienen poca confianza en sí mismos. Pero si dentro del grupo, existen varias personas con este rol, la consecución de los objetivos va a ser complicada que se logre, porque pueden llegar a desalentar al resto de compañeros. Con un “Bombona” dentro del equipo es suficiente.

 

“El Paseos”

Se trata de aquel compañero que aparenta estar trabajando mucho, pero todo el mundo sabe que no “da ni palo”. Cada vez que te ve, te comenta en lo que está trabajando, los resultados que está obteniendo o del trabajo acumulado que tiene. Tiene una capacidad de venderse que hasta mucha veces te lo puedes llegar a creer y decirle que si le puedes ayudar (Increíble, ¿no?…). Pero luego le ves paseándose con esa carpeta, siempre debajo del brazo, esa carpeta que está ya hasta cambiando de color por el manoseo de tanto tiempo, esa carpeta que está siempre encima de su mesa, que como mucho la ha cambiado de esquina. Este caso suele ser enigmático, ya que aun sabiendo que sus horas productivas son mínimas, lo mejor de todo es que no sabemos cómo lo hace, pero sus resultados suelen ser muy buenos.

 

Como comentaba, pueden existir tantos roles como personas dentro de una organización, ya que cada uno somos diferentes, y todos VÁLIDOS y a su vez complementarios. Ahora bien, todo dependerá de cómo conformemos el equipo para lograr los objetivos marcados por la organización.

Si quieres saber más de cómo puedes mejorar tu empresa dependiendo del rol de cada empleado, entra en www.descubretusrecursos.com y contacta con nosotros.

¿Te has visto descrito en alguno de ello? Seguro que no, ¿verdad?

¿te atreverías a preguntar a tus compañeros cómo te ven?

Coach personal y ejecutivo. Certificado por ASESCO e ICF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.